committed to historic Baptist & Reformed beliefs

 

history

documents

library

biography

 

CONFESION DE FE BAUTISTA DE 1689

LA CONFESION BAUTISTA

 

CAPITULO 6:  LA CAIDA DEL HOMBRE, EL PECADO Y SU CASTIGO

1. El hombre, seg? vino de la mano de Dios, su creador, era perfecto y limpio. La ley justa que Dios le dio hablaba de vida condicionada a su obediencia y amenazaba con muerte la desobediencia.1 La obediencia de Ad? fue muy corta. Satan? us?la sutil serpiente para traer a Eva al pecado y entonces ella sedujo a Ad?, quien sin ninguna fuerza de afuera, libremente viol?la ley bajo la cual hab?n sido creados y tambi? el mandamiento de Dios de no comer del fruto prohibido.2 Plugo a Dios, conforme a su sabio y santo prop?ito, permitir este pecado proponi?dose ordenarlo para su propia gloria.

1Gn. 2:16,17 2Gn. 3:12,13;2 Co. 11:3


2. Por este pecado, nuestros primeros padres cayeron de su justicia original y perdieron la comuni? con Dios. El pecado de ellos nos envolvi?a todos y a trav? de este pecado la muerte pas?a todos.3 Todos los hombres vinieron a ser muertos en pecado,4 y totalmente corrompidos en todas las facultades y partes del alma y del cuerpo.5

3Ro. 3:23 4Ro. 5:12-21 5Tit 1:15;Gn. 6:5; Jer. 17:9; Ro. 3:1-19


3. Siendo ellos la ra? de la raza humana, y por la ordenanza de Dios estando Adan en el lugar de toda la humanidad, la culpa de este pecado fue imputada a su posteridad, y la naturaleza corrompida se transmiti?a aquella que desciende de ellos seg? la generaci? ordinaria.6 Todos los hombres, siendo concebidos en pecado,7 y por naturaleza hijos sujetos a la ira de Dios,8 siervos del pecado y sujetos a la muerte,9 son dados a inexplicables miserias espirituales, temporales y eternas, a no ser que el Se?r Jesucristo los libere.10

6 Ro. 5:12-19; 1 Co. 15:21,22,45,49 7Sal. 51:5; Job 14:4 8Ef. 2:3 9Ro. 6:20; 5:12 10 He.2:14,15;1 Ti. 1:10


4. De esta corrupci? original, por la cual carecemos de disposici? y aptitud para todo bien y estamos opuestos a este bien, as?como enteramente inclinados a todo mal,11 dimanan todas nuestras transgresiones actuales.12

11Ro. 8:7; Col. 1:2112Stg. 1:14; Mt. 15:19

5. Esta corrupci? de naturaleza dura toda esta vida aun en aquellos que son regenerados;13 y, aun cuando sea perdonada y amortiguada por medio de la fe en Cristo, sin embargo, ella, y todos los efectos de ella son verdadera y propiamente pecado.14

13Ro. 7:18,23;Ec. 7:20;1Jn. 1:8 14Ro. 7:23-25;G? 5:17

 
 
The Reformed Reader Home Page 


Copyright 1999, The Reformed Reader, All Rights Reserved