committed to historic Baptist & Reformed beliefs

 

CONFESION DE FE BAUTISTA DE 1689

LA CONFESION BAUTISTA

 

CAPITULO 22:  DE LA ADORACT? RELIGIOSA Y DEL DIA DE REPOSO

1 La luz de la natura1eza muestra que hay un Dios, que tiene se?rio y soberan? sobre todo; es justo, bueno y hace bien a todos; y que, por tanto, debe ser temido, amado, alabado, invocado, cre?o, y servido con toda el alla, con todo el coraz? y con todas las fuerzas.' Pero el modo aceptable de adorar al verdadero Dios est?instituido por ? mismo, y est?de tal manera limitado por su propia voluntad revelada que no se debe adorar a Dios' conforme a las imaginaciones e invenciones de los hombres o a las sugerencias de Satan?, ni bajo ninguna representaci? visible o en ning? otro modo no prescrito en las Santas Escrituras.2

1. Jer. 10:7; Mr. 12:33 2. Gn. 4:1-5; Ex. 20:46; Mt. 15:3,8,9; 2 R. 16:10-18; Lv. 10:1-3; Dt 17.3, 4.2, 12.29-32; Jos. 1:7; 23:&8; Mt 15:13; Col. 2:2~23; 2 Ti. 3:15-17


2. La adoraci? religiosa ha de tributarse a Dios Padre, Hijo y Esp?itu Santo, ya ? solamente;' no a los ?geles, ni a los santos, ni a ninguna otra criatura;2 y desde la Ca?a, no sin un mediador; ni por la mediaci? de ning? otro, sino solamente de Cristo.3 1. ML 4:9,10; Jn. 5:23; 2 Co. 13:14 2. Ro. 1:25; Col. 2:18; Ap. 19:10 3. Jn. 14:6; Ef. 2:18; Col. 3:17; 1 Ti. 2:5


3. Siendo la oraci?, con acci? de gracias, una parte de la adoraci? natural, la exige Dios de todos los hombres.' Pero para que pueda ser aceptada, debe hacerse en el nombre del Hijo,2 con la ayuda del Espiritu, conforme a su voluntad,4 con entendimiento, reverencia, humildad, fervor, fe, amor y perseverancia;5 y cuando se hace con otros, en una lengua conocida.6

1. Sal. 95:1-7; 100:1-5 2. Jn. 14:13,14 3. Ro. 8:26 4. l Jn.5:14 5. Sal. 47:7; Ec. 5:4,2; He. 12:28; Gn. 18:27; Stg. 5:16; 1:6,7; Mr. 11:24; Mt. 6:12,14,15; Col. 4:2; Ef. 6:18 6. 1 Co. 14:13-19,27,28


4. La oraci? ha de hacerse por cosas l?itas, y a favor de toda clase de personas vivas, oque vivir? m? adelante;' pero no a favor de los muertos ni de aquellos de quienes se pueda saber que han cometido el pecado de muerte.2

1. Jn. 5:14; 1 Ti. 2:1,2; Jn. 17:20 2. 2 S.12:21-23; Lc. 16:25,26; Ap. 14:13; 1 Jn. 5:16


5. La lectura de las Escrituras,' la predicaci? y la audici? de la Palabra de Dios,2 la instrucci? y la amonestaci? los unos a los otros por medio de salmos, himnos y cantos espintuales, el cantar con gracia en el coraz? al Se?r,3 como tambi? la administraci? del bautismo4 y la Cena del Se?r:5 todas estas cosas son arte de la adoraci? religiosa a Dios que ha de realizarse en obediencia a con entendimiento, fe, reverencia y temor piadoso; adem?, la humillaci? solemne,6 con ayunos, y las acciones de gracia en ocasiones especiales, han de usarse de una manera santa y piadosa.7

1. Hch. 15:21; 1 Ti. 4:13; Ap. 1:3 2. 2Ti.4:2;Lc.8:18 3. Col. 3:16; Ef. 5:19 4. Mt. 28:19,20 5. lCo.ll:26 6. Est 4:16; JI. 2:12; Mt. 9:15; Hch. 13:2,3; 1 Co. 7:5 7. Ex. 15:1-19; Sal. 107


6. Ahora, bajo el evangelio, ni la oraci? ni ninguna otra parte de la adoraci? religiosa est? limitadas a un lugar, ni son m? aceptables por el lugar en que se realizan, o hacia el cual se dir?en;' sino que Dios ha de ser adorado en todas partes en esp?itu y en verdad;2 tanto en cada familia en particular' diariamente,4 como cada uno en secreto por s?solo;5 as?como de una manera m? solemne en las reuniones p?licas,6 las cuales no han de descuidarse ni abandonarse voluntariamente o por negligencia, cuando Dios por su Palabra o providencia nos llama a ellas.7

1. Jn. 4:21 2 Mal. 1:11; 1 Ti. 2:8; Jn. 4:23,24 3. Di. 6:6,7; Job 1:5; 1 P. 3:7 4. Mt.6:11 5. Mt. 6:6 6. Sal. 84:1,2,10; Mt. 18:20; 1 Co. 3:16; 14:25; Ef. 2:21,22 7. Hch. 2:42; He. 10:25


7. As?como es la ley de la naturaleza que, en general, una proporci? de Tiempo, por designio de Dios se dedique a la adoraci? de Dios, as?en su Palabra, por un mandamiento positivo, moral y perpetuo que obliga a todos los hombres en todas las ?ocas, Dios ha se?lado particularmente un d? de cada siete como d? de reposo, para que sea guardado santo para ?;1 el cual desde el principio del mundo hasta la resurrecci? de Cristo fue el ?timo d? de la semana y desde la resurrecci? de Cristo fue cambiado al primer d? de la semana, que es llamado el D? del Se?r y debe ser perpetuado hasta el fin del mundo como el d? de reposo cristiano, siendo abolida la observancia del ?timo d? de la semana.2

1. Gn. 2:3; Ex. 20:8-11; Mr. 2:27,28; Ap. 1:10 2. Jn. 20:1; Hcb. 2:1; 20:7; 1 Co. 16:1; Ap. 1:10; Col. 2:16,17


8. El d? de reposo se guarda santo para el Se?r cuando los hombres, despu? de la debida preparaci? de su coraz? y arreglados de antemano todos sus asuntos cotidianos, no solamente observan un santo descanso durante todo el d? de sus propias labores, palabras y pensamientos' acerca de sus ocupaciones y diversiones seculares; sino que tambi? se dedican todo el tiempo al ejercicio p?lico y privado de la adoraci? de Dios, y a los deberes de necesidad y de misericordia.2

1. Ex. 20:8-11; Neh. 13:15-22; Is. 58:13,14; Ap. 1:10 2. Mt. 12:1-13; Mr. 2:27,

 
 
The Reformed Reader Home Page 


Copyright 1999, The Reformed Reader, All Rights Reserved