committed to historic Baptist & Reformed beliefs

 

CONFESION DE FE BAUTISTA DE 1689

LA CONFESION BAUTISTA

 

CAPITULO 32:  DEL JUICIO FINAL

1. Dios ha establecido un d? en el cual juzgar?al mundo con justicia por Je~ucristo, a quien todo poder yjuicio ha sido dado por el Padre.' En aquel d?, no s?o los ?geles ap?tatas ser? juzgados,2 sino que tambi? todas las personas que han vivido sobre la tierra comparecer? delante del tribunal de Cristo" para dar cuenta de sus pensamientos, palabras y acciones, y para recibir conforme a lo que hayan hecho mientras estaban en el cuerpo, sea bueno o malo.4

1. Hch. 17:31; Jn. 5:22,27 2. 1 Co. 6:3; Jud. 6 3. Mt. 16:27; 25:3146; Hch. 17:30,31; Ro. 2:6-16; 2 Ts. 1:5-10; 2 P. 3:1-13; Ap. 20:11-15 4. 2 Co. 5:10; 1 Co. 4:5; Mt. 12:36


2. El prop?ito de Dios al establecer este dta es la manifestaci? de la gloria de su misericordia en la salvaci? eterna de los elegidos, y la de su justicia en la condenaci? eterna de los r?robos, que son malvados y desobedientes;' pues entonces entrar? los justos a la vida eterna y recibir? la plenitud de gozo y gloria con recompensas eternas en la presencia del Se?r; pero los malvados, que no conocen a Dios ni obedecen al evangelio de Jesucristo, ser? arrojados al tormento eterno y castigados con eterna perdici?, lejos de la presencia del Seflor y de la gloria de su poder.2

1. Ro. 9:22,23 2. Mt 18:8; 25:41,46; 2 Ts. 1:9; He. 6:2; Jud. 6; Ap. 14:10,11; Lc. 3:17; Mr. 9:43,48; Mt. 3:12; 5:26; 13:41,42; 24:51; 25:30


3. As?como Cristo quiere que estemos ciertamente persuadidos de que habr?un d? de juicio, tanto para disuadir a todos los hombres de pecar,' como para el mayor consuelo de los piadosos en su adversidad;2 as?tambi? quiere que ese d? sea desconocido para los hombres, para que se desprendan de toda seguridad camal y est? siempre velando porque no saben a qu?hora vendra el Se?r;3 y est? siempre preparados para decir: Ven, Se?r Jes?; ven pronto.4 Am?.

1. 2Co.5:10,11 2. 2Ts. 1:5-7 3. Mr. 13:35-37; Lc. 12:35-40 4. Ap. 22:20

 
 
The Reformed Reader Home Page 


Copyright 1999, The Reformed Reader, All Rights Reserved